cabeza articulo
6 de marzo de 2017

Por primera vez las Trabajadoras Sexuales quedaron incluidas en el manifiesto del 8M

La Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina Ammar tuvo que sortear distintas tensiones durante las asambleas previas al Paro Internacional de Mujeres, para lograr que las demandas del sector quedaran consignadas en el documento final que será leído el 8 de marzo en Plaza de Mayo.

JPEG

Las meretrices participaron en todo el proceso asambleario para la organización del Paro y la construcción de un documento único que reúna los reclamos del Movimiento de Mujeres en Argentina. En los distintos encuentros no fue fácil conquistar que su identidad y sus demandas hicieran parte del manifiesto, ya que distintos sectores abolicionistas se opusieron a que fueran mencionadas.

“Existimos” dijeron las Trabajadoras Sexuales, durante la última asamblea, ante la petición de una participante de sacarlas del documento. “Sabemos que existen pero no queremos que estén porque la prostitución no es trabajo”. La petición de borrarlas del documentos no fue aceptada por consenso pues exigía excluir a un sector que también reclama derechos.

“Para nosotras es un gran logro estar en el documento del 8M. Por mucho tiempo fuimos invisibilizadas como sujeto político dentro del feminismo y del movimiento de mujeres en Argentina pero nuestra militancia constante y nuestra lucha por derechos ha hecho que eso empiece a cambiar y que nuestras voces sean tenidas en cuenta. A pesar del estigma hacia nuestro trabajo nos atrevimos a dar la cara para exigir derechos laborales y pedir que se acabe la violencia institucional hacia nuestro sector. Las Trabajadoras Sexuales hablamos en primera personas y es inconcebible que un grupo de mujeres niegue nuestra existencia porque no considera el Trabajo Sexual como un trabajo. En el documento quedamos tanto las trabajadoras sexuales como las mujeres en situación de prostitución. Una identidad no niega la otra”, dijo Georgina Orellano, Secretaria General de Ammar Nacional.

JPEG

De los 8 ejes del manifiesto, el ítem en el que se incluye a las Trabajadoras Sexuales como sujeto político es el referido a Violencia y pide la derogación de los códigos contravencionales que criminalizan en 18 provincias a “Trabajadoras Sexuales y/o mujeres en situación de prostitución”. El punto incluye las dos identidades que dividen las aguas dentro del feminismo: la de quienes se auto-reconocen como Trabajadoras Sexuales y exigen derechos laborales y la de quienes se auto-reconocen como mujeres en situación de prostitución y piden alternativas de trabajo. Aún así, el sector abolicionista no estuvo de acuerdo con la inclusión de las Trabajadoras Sexuales.

JPEG

El 8M las Trabajadoras Sexuales también paran e invitan a todas las mujeres que compartan su lucha por derechos laborales y contra la violencia institucional a marchar junto a su columna en las distintas movilizaciones que se realizarán a nivel nacional. “Sin putas no hay feminismo” dice una de las consignas del evento “Marchá con las putas”creado en Facebook por la Organización.

Entre los principales reclamos se encuentran Derechos laborales para las Trabajadoras Sexuales, la derogación de todos los códigos, artículos y normativas que criminalizan el Trabajo Sexual, la construcción de un Feminismo que no sea punitivista y justicia por Sandra Cabrera, líder de Ammar asesinada en 2004 en Rosario por denunciar redes de trata infantil.

Galeria de imagenes

Secretaría General

Piedras 1065 / C1070AAU / Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina / Tel.: +54 11 4361 0092 / Correo electrónico: nacional@ammar.org.ar